Thursday, June 15, 2006

“NO TENGO TIEMPO PARA ESCRIBIR”... o el arte de mentirse a uno mismo.

Quizá seas un estudiante de cine ansioso por demostrar tu talento, un director de comerciales harto del medio publicitario, un guionista de closet que se las arregla para escribir en su tiempo libre o un productor cansado de depender de los guionistas… esa subespecie humana que no terminas de entender. No importa cual sea tu caso, lo importante es que has decidido contar una historia. Tu historia.

Estás convencido que tienes el talento necesario para escribir un guión, estás seguro de que hay millones de ideas brillantes en tu cabeza y que el único obstáculo que te impide escribir esa obra maestra es la falta de tiempo.

“¿Quién va a tener tiempo para escribir cuando se tienen tantas responsabilidades como yo?” – te has dicho una y otra vez. Estoy seguro que tienes razón. Dedicas todo tu tiempo a tu carrera universitaria, tu familia, tus hijos, tu casa productora o tu trabajo “temporal” (ese que aceptaste mientras iniciabas tu carrera en el medio cinematográfico.. hace diez años). Tienes deudas por pagar, proyectos por terminar, compromisos por atender… Está claro que no tienes tiempo de escribir. Definitivamente tienes razón… lo que no tienes es un guión escrito por ti.

Con la mejor de las intenciones decides fijarte una fecha o un plazo para empezar a escribir: después de exámenes finales, cuando te jubiles, cuando tus hijos se casen, cuando lleguen las vacaciones…. No suena mal. El problema es que te has puesto esos plazos una y otra vez…. Y una y otra vez no has empezado a escribir en la fecha acordada. ¿Y qué es lo que haces entonces? ¡Te pones otro plazo!

A regañadientes logras un buen día sentarte a escribir. Compras un procesador de palabras para guionistas, estrenas un nuevo cuaderno, haces un poco de investigación, ves un par de películas para inspirarte, empiezas a hacer notas sobre tu historia… Parece que estás listo para empezar a escribir ese guión… mañana.

Hoy tienes que sacar adelante las entregas escolares, visualizar ese spot publicitario que debes dirigir , revisar tu correo electrónico, recoger a los niños en el karate, ver a tu novia, leer el periódico, pintar tu cuarto… definitivamente no tienes tiempo.

Te llenas de frustración y de culpa. ¿Y qué sucede entonces? Dañas aún más a ese pequeño guionista que llevas dentro. Te recriminas, te insultas, te victimizas, te pierdes fe.

¡Felicidades, lograste comprobarte de nuevo que no tienes tiempo de escribir! ¿Pero sabes? Lo único que hiciste es comprobarte a ti mismo que no estás hecho para escribir… esa idea que ni siquiera tiene fundamentos porque en realidad NO TE HAS DADO LA OPORTUNIDAD DE ESCRIBIR.
Al postergar escribir lo único que estás haciendo es alimentar uno de estos mitos:

1) “NO SIRVO PARA ESCRIBIR”.
2) “SOY UN GRAN ESCRITOR, TENGO GRANDES HISTORIAS QUE CONTAR, LO QUE NO TENGO ES TIEMPO”.

La verdad es que ninguna de estas aseveraciones son ciertas, porque NO TE ATREVES a demostrarlas. Es más fácil y más cómodo CREER QUE ERES a SABER QUE ERES.

SABER LO QUE ERES te hace responsable de tu vida y te convierte en ESCRITOR. Atrévete a ser escritor. Atrévete a empezar a escribir hoy aunque tengas muchas ocupaciones y responsabilidades. Te aseguro que puedes escribir una página. No importa si es buena o mala. Lo importante es que consigas hacerlo.

Hazte un favor…. ESCRIBE UNA PAGINA HOY.
counter statistics Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.5 License.